Por Piriápolis en bici

piria

Francisco Piria, nació en Montevideo en 1847, se dedicó a la venta de tierras en su ciudad de origen donde fue responsable de la creación de setenta barrios y otros tantos en el interior.

Piriápolis es una ciudad y balneario del departamento Maldonado, está tiene su eje en torno a la Rambla de los Argentinos. La ciudad tiene una economía centrada en el turismo. La Capilla de San Antonio, en la cima del cerro del mismo nombre, ofrece una hermosa vista panorámica de la ciudad.

Nuestro recorrido empieza en la Reserva Ecológica de Pan de Azúcar, el principal objetivo de la reserva es la conservación de las especies autóctonas. En 1980 se establece en la ladera una estación de cría de fauna autóctona a cargo de la Intendencia de Maldonado. La reserva está centrada en la preservación y cría de flora y fauna nativa; la reserva cuenta con una extensión de 86 hectáreas, que alberga a 600 especies en exhibición que están en situación de semi-cautiverio y cuentan con un hábitat semejante a los naturales.

Nuestro recorrido continúa hasta llegar al Castillo de Piria, su construcción finalizó en 1897, y fue residencia de Francisco Piria, el arquitecto de esta edificación fue Aquiles Monzani. Esta bella residencia copió el estilo arquitectónico de algunas villas italianas del siglo XIX, en el jardín se puede apreciar una obra de bronce que representa al Dios Mercurio, réplica exacta de la figura hallada en las excavaciones en Italia.

Dejaremos las bicicletas y recorreremos el interior del castillo donde disfrutaremos del mobiliario de piezas de época, utensillos y armas; así como también obras de arte traídas desde Europa.

Ubicada en la Ruta 37, en un alto que domina toda la ciudad, fue construida en 1917, la iglesia de Francisco Piria. La iglesia está construida con su fachada orientada hacia el Este, de cara a la salida del sol, orientación típica de los templos masónicos.

iglesiaaaa

Nuestro recorrido vuelve a cambiar de lo cultural a lo natural, llegamos a la Cascada en el centro de la ciudad, que deja caer sus aguas desde una altura aproximada de cinco metros; rodeada de un añoso bosque constituye un cómodo lugar de esparcimiento caracterizado por su frescura y belleza. Este bello parque cuenta con zonas de picnic. En el interior del parque está el Museo de la Fauna, creado con la finalidad de interiorizar a la población sobre la vida y costumbres de nuestra fauna, basados en la premisa de conservar las especies autóctonas.

Nuestro paseo llega a la Rambla de los Argentinos y Argentino Hotel, hermosa edificación de 1930, ubicada sobre la costa del Océano Atlántico. Seguimos nuestro bike tour hasta las Aerosillas y Cerro de San Antonio, en la cima se encuentra la capilla en honor al santo por quien el cerro lleva su nombre. Según a donde se mire se puede ver toda la ciudad o playas cercanas y Punta del Este.

ramblaaaaa

Luego llegaremos al Puerto de Piriápolis, se inauguró en 1997, en la actualidad es un puerto turístico con secciones dedicadas a tráfico y pesca al igual que en el puerto de Punta del Este. El nuevo puerto cuenta con un total de 77 amarras de las cuales 68 están dedicadas al turismo.

puerto2

Nuestro último destino es Punta Colorada, límite con los balnearios de San Francisco al oeste y Punta Negra al este.

Si quieres recorrer Piriápolis con nosotros escríbenos a info@goodbike.com.uy nuestros paseos van con guía turístico y terminamos con delicioso almuerzo en esta bella ciudad.

GoodBike! te invita a conocer Montevideo en bici

Imagen

Pedalear por Montevideo es una de las mejores formas que existe para conocer esta hermosa ciudad asentada a orillas del Río de la Plata. La ciudad por su topografía es fácil para pedalear, la Rambla te brinda un espacio de distracción y seguridad en dónde la bici se complemente con recorrer lugares de interés de la ciudad.

GoodBike! te propone hacer un recorrido por la Rambla de Montevideo, saliendo desde Plaza de la Independencia hasta el Faro de Punta Carretas todos los martes y sábados desde las 09:00. En este entretenido paseo además de conocer a gente de diferentes países que tienen tu mismo cariño por la bicicleta, te llevamos a pasear por lugares que valen la pena conocer, acompañados por guías especializados que te contarán de la historia de la capital uruguaya.

La Puerta de la Ciudadela, en Ciudad Vieja, es nuestro punto de origen, pasearemos por la Rambla pasando por Playa Ramírez en donde podremos observar el edificio del Mercosur, edificación que data de 1909, siguiendo nuestro recorrido por la rambla disfrutando de la brisa llegaremos hasta el Monumento en Memoria al Holocausto del Pueblo Judío, creado en 1994. Nuestro paseo continúa y llegamos a la zona más austral de la ciudad, el Faro de Montevideo, construido en 1836, tiene una altura de 21 metros sobre el nivel del mar. Es el momento de parar, refrescarnos y comer unas galletitas. 

Al regresar hasta nuestro punto de partida, hacemos un paseo por Parque Rodó, donde pedaleamos bajo la refrescante sombra de los ancestrales árboles, recorriendo la Plaza Andaluz, el castillo del parque, sus lagos y puentes. Seguiremos por la rambla hasta llegar a nuestro punto de origen. El recorrido es de ocho kilómetros  tiene una duración de tres horas.

Para inscribirse escríbenos a info@goodbike.com.uy y disfruta de esta maravillosa forma de conocer Montevideo.

  

Las bicis vintange una tendencia en Montevideo

Carlitos Yapor es un joven de 23 años, que desde los 12 años empezó a recolectar piezas de bicis antiguas, ahora tiene un pequeño taller para reparar bicis vintage en el Prado.

Imagen

Imagen

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Él dice que reparar las bicis, pintarlas y personalizarlas no es un trabajo si no un hobbie, entre las bicicletas que ha reparado se encuentra una usada en la segunda guerra mundial, también está arreglando una antigua bicicleta inglesa desde hace cinco años. Conversando con Carlos, nos cuenta que a veces es difícil encontrar las piezas exactas para reparar las bicicletas, pero que buscando entre sus contactos siempre logra hallarlas.

ImagenImagen

Para Carlos es emocionante saber que las bicis vintange no han perdido “la moda” en el Uruguay; además destaca que tener una de estas hermosas bicis antiguas siempre es mejor que tener una moderna, sobre todo porque son más resistentes, y además no hay ninguna que se le parezca, “cuando tienes una vintage sabes qué única, que vas a ser original”.

ImagenImagen

Así que si quieres una bici vintage o tienes una y deseas que te la remodelen, Bicis Vitage Uruguay es el lugar para ti.

Verónica Terán Vaca

veronica.teran@goodbike.com.uy

http://www.goodbike.com.uy

El Romance que nunca termina

Crecí en la “bajada de 26”, esa bajada de 26 de Marzo en Pocitos, por donde los
de Fórmula Uno volaban cuesta abajo, y muchas veces para hacerse añicos – hierros y
huesos – en la esquina de Pereyra de la Luz. ¡Cómo odiaba esa esquina! Era parada de
ómnibus, me acuerdo, a veces daba miedo, me retiraba del cordón de la vereda por las
dudas y me sentaba al lado de la ventana del bar a esperar el ómnibus. Pase mi infancia
viendo como personal de ambulancias sacaban cuerpos de fierros retorcidos que una vez
tuvieron forma de auto, gente aún con vida, otras veces no tanto. Recuerdo ver gente
tirada en la calle al lado de motos y autos destrozados, imágenes que se quedaron conmigo
para siempre. Toda esa masacre de gente provocada por esas armas de metal que volaban
por la bajada de 26 de Marzo. A veces los choques no eran tan graves, pero eran choques al
fin.

Si bien creo que empecé a pedalear en mi triciclo antes de aprender a caminar,
mi enamoramiento con la bicicleta comenzó, como contrapartida a la “masacre”, cuando vi
en la diminuta tele en blanco y negro que teníamos en casa, un aviso que me electrificó:
“anda y pedile a mama, corre y pedile a papa, que te compre una Graziella ya!” (lo busque
en YouTube pero no lo encontré). Eran aquellas bicis de rueda chica, rodado 16 creo, que
hoy en día, con el logo de Brompton o Tern, salen un tanto más caras! Pero las Graziella
eran accesibles. Y las Ondina – “la chiva más divina” – que venían con unas sirenas como
bocinas, rodado 20, que me gustaban un poquito más porque eso de ruedas chicas no
era lo mío. Le rogué a mis viejos que me compraran una, pero no tuve suerte. Tuve que
esperar unos años. Mi primera “rodado 20” fue una Aurorita (Argentina) celeste, divina, que
me paso mi prima mayor, que la tuve unos cuantos años hasta que me la robaron de la
puerta del Disco. Antes de eso, creo que tenía una Raleigh roja, no me acuerdo el rodado,
heredada de mis primos mayores.

Y así, al mismo tiempo en que los automóviles me inspiraban un poco de miedo en
mi mente infantil, ese aviso en que muchos niños andaban juntos en sus flamantes
Graziellas, comenzó mi enamoramiento con la bicicleta. ¡Era el mejor invento del mundo!
 Esas tardes primaverales con mis amigas pedaleando en la rambla, íbamos hasta Carrasco
y nos fascinaban esas calles vacías de ese barrio, por donde circular en bicicleta era normal,
hasta había donde dejarlas. Íbamos caminando con nuestras bicicletas hasta la rambla,
porque mi madre no me dejaba andar en la calle aún. Cuando fui más grande y pude
empezar a andar en la calle – con un poco de miedo en esa bajada mortal – iba a hacer los
mandados al Disco en mi bici, que tenía un canasto atrás. A la vuelta, con canasto lleno,
pedaleaba cuesta arriba por Benito Blanco. Y sin cambios!!!

Pase unos años sin bicicleta. Tuve que vender una que tenía para juntar dinero para un
viaje. Pero la primera oportunidad que tuve, me compré una. ¡Y que bicicleta! Una Graziella
Flashdance, rosada, divina, con tres cambios. Eso fue en el 92, tenía 25 años y ya nos
habíamos mudado con mi familia a Paso Carrasco, lo cual fue un enorme cambio que no me
había gustado nada. Hasta que me compre la Flashdance, con la que me puse a descubrir
mi nuevo barrio. Recorrí el Parque Roosevelt de punta a punta y disfruté de ese aroma a
eucaliptus, la costanera, visite balnearios de lo que es hoy la Costa de Oro. Es más, antes
de comprar esa bicicleta, me tomaba dos ómnibus para ir a la playa Pocitos. Pero ahora con
mi nueva bici, iba a las playas de Lagomar y Solymar. ¡Qué placer! ¡Qué libertad! A veces la
usaba para ir a trabajar – en un local de audio en Pocitos – ante la mirada atónita de mis
jefes, que no entendían porque no le pedía el auto a mi padre (hasta el día de hoy, no se
manejar)

Pasaron los años y ahora vivo en Londres. La Flashdance, que había quedado en Montevideo
en la casa de mis padres, fue reemplazada aquí por una Diamondback primero, y ahora por
una Specialized. He recorrido casi todo este país en bicicleta; lo he cruzado de costa a costa,
he visitado los acantilados de Dover, la muralla de Hadrian que construyeron los romanos al

norte, he descubierto la belleza de Escocia. Conocí lugares que estoy segura jamás hubiera
ido si no fuera por mi pasión por la bici. Y también gente, hasta un novio, con quien he
compartido el amor por las dos ruedas a pedal. He visitado Cuba en un tour ciclista de dos
semanas. Y, por supuesto, la meca: Holanda, donde se puede recorrer el país entero en
ciclovías sin tener que pisar una calle.

Aquí en Londres el ciclismo urbano está tomando mucha fuerza. Cada vez somos más, sea
cual sea el clima, y ahora el poder político no tiene más remedio que escucharnos. Se
discute la seguridad para el ciclista en el Parlamento, en las autoridades locales, se
construyen ciclovías, algunas segregadas, otras no tanto. Las empresas instalan parking
seguro para bicicletas para sus empleados, y duchas y vestuarios. Los estacionamientos
para bicicletas – todos gratis – están llenitos en todos lados, casi el doble que los
estacionamientos para autos. No es Amsterdam – aún – pero se está logrando
progreso. ¡Cómo me gustaría ver eso en Uruguay!

A veces cuando salgo en grupo a pedalear, recuerdo siempre ese aviso de bicicletas
Graziella que me enamoró de niña. Pero también hay que recordar que la bicicleta no es un
juguete. Es un medio de transporte, el transporte del futuro, el transporte libre, para todos.

Mi romance sigue tan ferviente como cuando empezó.

Pedal power and love to all!

Vivian McClew

Imagen

Humedales de Santa Lucía

Imagen

Un domingo al mes GoodBike! te lleva a recorrer la zona oeste del Departamento de Montevideo, el río de Santa Lucía siendo este un ecosistema único en el país.

El río Santa Lucía luego de atravesar distintas regiones geográficas del Uruguay desemboca en el estuario. La zona presenta características climáticas que la diferencian de las áreas circundantes debido a la masa de agua aportada por los arroyos y cañadas que rodean al Santa Lucía.

La zona es un ecosistema compartido por los departamentos de San José, Canelones y Montevideo y abarca un total de 20 mil hectáreas.

En este maravilloso recorrido en bicicleta conoceremos los Humedales de Santa Lucía y el Parque Lecoq, paseando por la Casa de Alfredo Zitarrosa, el Club Alemán de Remo, el Yatch Club Uruguayo.

El recorrido es de ocho kilómetros, y tiene una duración de tres horas, salimos a las 08:00 de Plaza Independencia (en transfer) y regresamos al mismo punto, para inscribirte en este paseo y recorrer esta bella zona escríbenos a info@goodbike.com.uy

En el próximo blog te contaremos otro de los paseos que realizamos. 

Más fotos de Humedales

Una nueva ciclista por Montevideo

 Sección 18-20130114-00302

Adriana Careaga, representa al Espacio Cultural Al Pie de la Muralla, hace un mes su hijo, quién se dedica al ciclismo de competencia, le regaló una bici vintage, y desde ese día Adriana empezó a movilizarse en bicicleta por la ciudad.

Su recorrido es desde 21 de Septiembre y la Rambla hasta Ejido, y en un futuro desea ir hasta el espacio cultural en bicicleta.

¿Qué te genera la bicicleta?

Si, llego con otra energía, es una nueva costumbre que estoy adquiriendo, debo usar ropa cómoda, para sentirme más relajada cuando voy en bicicleta. Además, este es un ejercicio completo, que lo pueden realizar personas de cualquier edad. Pero sobre todo la bicicleta me da libertad de movimiento.

¿Cómo ves la bicicleta en Montevideo?

Es lamentable que en la ciudad exista una bella Rambla de 20 kilómetros, que no sea un espacio amigable con el ciclista. Cuando voy por la Rambla siento que molesto al peatón, pero si voy por la calle, lamentablemente el conductor no está educado para respetar al ciclista. Entonces lo que pasa en Montevideo, no es un tema de que no se puede pedalear, si no por implementar políticas públicas adecuadas para darnos el espacio. Además, se debe educar al conductor sobre compartir las calles de una forma respetuosa. La Rambla de Montevideo debería ser el primer espacio para crearse una ciclovía, al igual que el cantero central de Av. Italia o de Propios.

No vamos a pensar en ciudades como Ámsterdam o Sevilla, que son el extremo en movilidad alternativa, donde no importa la edad las personas se movilizan en bicicleta, o van a trabajo en este medio de transporte. Pero si podríamos pensar en ser más creativos y replicar lo que sucedió en tan poco tiempo del otro lado de la Plata, donde ahora se piensa la ciudad a través de la bicicleta, con estaciones para renta de bicis, con ciclovías que comparten las calles con los autos, volviéndola una ciudad más amigable.

Al Pie de la Muralla es un espacio amigable con la bicicleta, hay un parking seguro y cubierto para las bicis.

Verónica Terán Vaca

veronica.teran@goodbike.com.uy
www.goodbike.com.uy

GoodBike! recorriendo Uruguay en Bici

Imagen

Una Idea

“El primer pedaleo constituye la adquisición de una nueva autonomía, es la escapada, la libertad palpable, el movimiento en la punta de los dedos del pie, cuando la máquina responde al deseo del cuerpo e incluso se le adelanta. En unos pocos segundos el horizonte limitado se libera, el paisaje se mueve. Estoy en otra parte, soy otro y sin embargo soy más yo mismo que nunca; soy ese nuevo yo que descubro”.

Marc Augé

Somos jóvenes emprendedores, comprometidos y responsables, con ganas y aptitudes para desarrollar un proyecto que involucra contribuir al cambio cultural que se observa en la sociedad con respecto al uso de la bicicleta como medio de transporte y filosofía de vida.

Ofrecemos una innovadora y saludable manera de conocer Uruguay en bicicleta.

Nuestras salidas son en grupos por nuestros circuitos, también armamos recorridos a la medida de las personas que salen con nosotros. Contamos con guías profesionales que acompañan los recorridos, mostrando puntos más interesantes de nuestras ciudades.

Nuestra experiencia y la de los profesionales que nos acompañan, forjaron la creación de un área especializada en servicio corporativo para empresas. Todos aquellos que quieran fortalecer el sentimiento de equipo mediante una sana actividad de recreación, pueden contar con nosotros.

Sumamos valor agregado a nuestro servicio, con bicicletas de excelente calidad y personal capacitado para interpretar las necesidades de cada persona.

Trabajamos para ser referentes en la región, marcando un diferencial en servicios pensados para aquellas personas que deseen vivir una experiencia única, utilizando un medio de transporte innovador, divertido y amigable con el medio ambiente.

Si quieres conocer más sobre nuestros recorridos ingresa a nuestra web: http://www.goodbike.com.uy

GoodBike!, Hostelling International e Isic trabajando juntos!

Imagen

Hi Isic te ofrece el servicio de tarjetas de descuentos y beneficios en Uruguay y en el mundo, para estudiantes y profesores.

Ahora GoodBike! forma parte del selecto grupo de empresas que abarca Hi Isic; así que si tienes tú tarjeta ISIC (estudiantes, profesores y youth) o la tarjeta HI (Internacional y nacional Individual) puedes acceder a los siguientes beneficios:

  • 15% de descuento en Bike Tours
  • 2×1 en Rent a Bike

Para contratar el servicio escríbenos a info@goodbike.com.uy o al teléfono 099 185 389 con 48 horas de anticipación.

Hablemos de bicis y mujeres

ImagenA nivel mundial cada día las mujeres tomamos un rol más protagónico en el tema de la bici, lejos han quedado esos tiempos donde se pensaba que la bicicleta no era un medio de transporte que debía ser usado por las mujeres, que no existía la indumentaria necesaria para que una mujer pueda movilizarse en bici si así lo deseaba. Ahora vemos por las calles de las ciudades a mujeres pedaleando, pero no solo de forma deportiva, si no también usando faldas, tacos, trajes de trabajo; demostrando así que la bicicleta y las mujeres combinamos perfectamente.

Las calles ahora están pobladas de mujeres ciclistas que hemos dejado un sin número de tabúes de lado y somos parte de la movilidad alternativa de las ciudades, hemos aprendido mecánica de bicis para estar preparadas por si nuestra compañera de ruta sufre algún percance; muchas de nosotras hemos aprendido a pedalear junto a otras mujeres que dedican su tiempo en enseñar a otras a pedalear por las calles. Ahora somos parte de tantos grupos ciclistas que existe y salimos a bicicleteadas, paseos, o simplemente a nuestros trabajos en bici.

En la actualidad existen a nivel de América Latina varias organizaciones de bicicletas que están enfocadas directamente al tema de la mujer; Macletas de Chile, Todas en Bici y Carishinas en Bici de Ecuador, Insolente de México, son algunos de los ejemplos de cómo las mujeres hemos tomado fuerza en el movimiento ciclista.

Aquí te compartimos algunos tips de seguridad que te pueden servir si eres mujer y te mueves en bici:

  • Hazte amiga de las personas que circulan en bici por tu misma ruta, es bueno tener alguien que te ayude si tienes algún problema
  • Circula por rutas concurridas y bien iluminadas
  • Siempre lleva tus herramientas
  • Conoce bien tu trayecto, tiempo de los semáforos, cruces, etc
  • Busca una bici adecuada para tu estatura y físico
  • Si sales muy tarde del trabajo es preferible que dejes tu bicicleta, así no te expones a ningún riesgo.
  • Ten el número de teléfono de un taxista o remise que esté dispuesto a llevarte a ti y a tu bici en caso que sea necesario
  • Circula acompañada si lo vas a hacer en la noche
  • Y sobre todo, disfruta mucho de la bici que se va a volver tu mejor compañera de ruta

Verónica Terán Vaca

veronica.teran@goodbike.com.uy
http://www.goodbike.com.uy